Título I y Título II de la Constitución Española

En esta entrada encontrarás algunas de las preguntas más buscadas sobre el Título I y II de la Constitución Española. Estos dos títulos versan sobre los derechos y deberes fundamentales y sobre la Corono, pincha aquí si quieres ver de un vistazo la estructura y el contenido que sigue la Constitución.. 

TÍTULO I: DE LOS DERECHOS Y DEBERES FUNDAMENTALES

¿QUÉ DERECHOS SE REGULAN MEDIANTE LEY ORGÁNICA?

El artículo 81.1 de la Constitución establece que se debe regular por ley orgánica el desarrollo de los derechos fundamentales y libertades públicas. Estos derechos y libertades mencionados en este artículo son los derechos comprendidos en la Sección 1a del Capítulo II del Título I de la Constitución, esto es, los incluidos en los artículos 15 a 29 CE.

Según la Constitución se exige forma orgánica para las leyes que los desarrollen de modo directo, pero no cuando meramente les afecten o incidan en ellos.


¿EL CARGO DE DEFENSOR DEL PUEBLO ES REELEGIBLE?

La Constitución regula la figura del Defensor del Pueblo en el artículo 54 remitiéndose a una ley orgánica de desarrollo. Esta Ley Orgánica es la Ley Orgánica 3/1981 del Defensor del Pueblo.

En esta ley se recoge que el Defensor del Pueblo es nombrado por un periodo de 5 años sin determinar si sería o no posible su reelección.

En base a esta omisión de la ley nada obsta a que el nombrado Defensor del Pueblo pueda volver a ser reelegido por otros 5 años más.

Esta renovación no se había producido en España hasta que tuvo lugar la reelección de Enrique Múgica Herzog (2000-2005; 2005-2010)


TÍTULO II: DE LA CORONA

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA EXISTENTE ENTRE LAS FIGURAS DE LA REGENCIA Y LA TUTELA DEL REY?

REGENCIA (art. 59 CE): la figura de la regencia está prevista para los casos en los que el Rey no puede ejercer sus funciones como jefe de Estado porque es menor de edad o está incapacitado, y otra persona las ejerce en su nombre.

TUTELA (art. 60 CE): la figura de la tutela consiste en la guarda de la persona del Rey y de sus bienes cuando este es menor de edad o no puede cuidarse por sí mismo por cualquier otro motivo. El tutor/a del Rey no ejerce ninguna de las funciones constitucionales atribuidas a la Corona.

• Los cargos de tutor y regente no pueden acumularse sino en el padre, madre o ascendientes directos del Rey.

– Para ser regente se requiere ser español (art. 59.4) mientras que para ser tutor/a del Rey sólo se exige ser español cuando el tutor es nombrado en testamento por el rey difunto

• El ejercicio de la tutela es incompatible con todo cargo o representación política.

• La regencia se ejerce por mandato constitucional y siempre en nombre del Rey.


REGENCIA LEGÍTIMA Y REGENCIA DATIVA

REGENCIA LEGÍTIMA es la establecida en la Constitución al disponer las personas que han de ejercerla.

• En caso de MINORÍA DE EDAD DEL REY son llamados a ejercer la Regencia:

1. El padre o madre del Rey

2. Y, en su defecto, el pariente mayor de edad más próximo a suceder en la Corona

• En caso de INHABILITACIÓN DEL REY son llamados a ejercer la Regencia:

1. El Príncipe heredero de la Corona, si fuere mayor de edad.

2. Si el Príncipe heredero fuere menor de edad, se seguirá el mismo orden previsto para el caso de minoría de edad hasta que el Príncipe alcance la mayoría de edad (padre o madre del Rey; y en su defecto, el pariente mayor de edad más próximo a suceder en la Corona).

La REGENCIA DATIVA se da cuando no hay personas llamadas a ejercer la regencia legítima y son las Cortes Generales las que la nombran. En este caso la Regencia se compondrá de una, tres o cinco personas.


¿Te han interesado estas preguntas sobre el Título I y Título II de la Constitución Española y quieres saber más? Te esperamos en la siguiente entrada.